TDAH/TDA

El TDAH deriva de un cuadro sintomatológico caracterizado por déficit de atención, hiperactividad motriz e impulsividad.

Características:

  • Conducta desatenta:
    • ​No termina las tareas que empieza.
    • Comete muchos errores.
    • No se centra en los juegos.
    • Dificultades para organizarse.
    • A menudo no escucha cuando se le habla directamente.
    • Evita las tareas que requieren esfuerzo mental.
    • Con frecuencia pierde cosas que necesita.
    • Se distrae con cualquier cosa.
    • Muy descuidado en las actividades.
  • Conducta hiperactiva y falta de autocontrol:
    • ​Constantes movimientos de manos y pies.
    • Se levanta constantemente.
    • Corretea por todos los lados.
    • Le cuesta jugar a actividades tranquilas.
    • Habla en exceso.
    • Hiperactividad motriz en el aula.
    • Presenta dificultades en la coordinación motriz y en la estructuración perceptiva.
    • Dificultades en ejecutar movimientos sucesivos y opuestos con mucha rapidez.
    • Dificultades en el reconocimiento de figuras o letras trazadas en la piel.
    • Dificultades en el reconocimiento de objetos al tacto.
  • Conducta impulsiva:
    • ​Impulsividad comportamental ligada a la falta de control motriz y emocional.
    • Comportamientos sin evaluar las consecuencias de sus acciones.
    • Comportamientos regidos por la gratificación inmediata.
    • Baja tolerancia a la frustración.
    • Se precipita en responder antes de que se haya terminado de realizar la pregunta.
    • Dificultades para guardar turno.
    • Con frecuencia interrumpe o se inmiscuye en las actividades de los demás.
  • Desorganiación y falta de autonomía:
    • ​Desorganización personal interna y externa.
    • Falta de autonomía en su comportamiento. Dependencia de estímulos externos.

Consejos:

  1. No centrarse en los aspectos negativos.
  2. No calificarle de vago o desinteresado.
  3. No subestimarle.