¿Qué factores de riesgo hay en la utilización de las Nuevas Tecnologías?

No todas las personas presentan el mismo riesgo de desarrollar adicción a las Nuevas Tecnologías, en el desarrollo de las mismas encontramos muchos factores:

Factores personales

Las variables personales juegan un importante papel a la hora de precipitar la adicción, entendiendo por tales aquellas características de personalidad que han demostrado aumentar la vulnerabilidad hacia la adicción, como la impulsividad, la disforia, la intolerancia a estímulos displacenteros físicos o psíquicos, la búsqueda incesante de nuevas sensaciones y una ineficaz forma de afrontar los problemas.

Factores familiares

En la familia se produce la socialización primaria. Si este proceso se desarrolla de forma adecuada, el niño interiorizará pautas de comportamiento socialmente adaptadas.

Factores sociales

Los medios de comunicación y las Nuevas Tecnologías han adquirido un importante papel socializador. Los menores invierten mucho tiempo delante del televisor o navegando por Internet. Si es complicado controlar los mensajes que nuestros hijos reciben a través de la televisión, mucho más ardua se hace la tarea de filtrar la información que les llega a través de Internet. Por este motivo, es muy importante que los padres fomentemos en nuestros hijos la búsqueda de amigos que ejerzan en ellos una influencia positiva.

Características evolutivas de la etapa de los 6 a los 12 años

En estas edades los niños adquieren conocimientos sobre sí mismos que permanecerán el resto de la vida como, por ejemplo, el sentido de la propia eficacia, el de la pertenencia al grupo, el de la responsabilidad y el concepto de sí mismo.

El sentido de la propia eficacia lo desarrollará a medida que se enfrente a nuevas tareas y responsabilidades.

El sentido de pertenencia al grupo se desarrollará en esta etapa de la vida gracias a formar parte de la clase en el colegio y al comienzo de los juegos en grupo.

El sentido de la responsabilidad se plasma en la capacidad de comportarse de acuerdo con las expectativas que la persona ha generado. Actuar de acuerdo con lo que decidmos y hacemos, pensar en los demás, hacer que confíen en nosotros. Es importante que las expectativas que pongamos en nuestros hijos se adecuen a sus aptitudes y posibilidades reales.

Características evolutivas de la etapa de los 12 a los 16 años

La adolescencia es una etapa vital, con unas características inherentes que la convierten en un factor de riesgo ante el uso de las Nuevas Tecnologías, tales como:

  • Necesidad de autonomía. Los hijos entienden que la búsqueda de independencia y libertad debe conseguirla frente a los adultos, especialmente los de su entorno más próximo: sus padres. Para lograrlo se obliga a sí mismos a ser diferente, a tener opiniones contrarias a los adultos o a las instituciones (escuela o familia) que identifica como centros de poder y que limitan su libertad.
  • Búsqueda de la propia identidad. Los adolescentes están en búsqueda constante de su propia identidad. Para encontrarla necesitan demostrar que ya no son los de antes, que ya no piensan, actúan o sienten del mismo modo porque ahora tienen su propias ideas.
  • Egocentrismo y fábula personal. A nuestros hijos les resulta complicado distinguir entre lo que los demás están pensando y sus propias preocupaciones. Sienten que los demás les critican o admiran de idéntica forma a cómo ellos mismos se critican o admiran. Según va influyendo y variando los pensamientos sobre sí mismos, va cambiando su percepción de cómo les ven los demás.
  • Influencia de los amigos y compañeros. Los amigos cumplen una función fundamental en el desarrollo del adolescente por su destacado papel en la formación de la identidad. Se convierten en un grupo de referencia, el único contra el que no necesita rebelarse sino todo lo contrario, están en el mismo equipo, todos ellos se oponen a los adultos, todos se sienten iguales y actúan con complicidad. Además, el grupo de amigos tiene una función terapéutica al convertirse en un elemento de escucha donde se comparten angustias, discusiones con los padres y otros problemas. Con su grupo de amigos, el adolescente se siente protegido y entendido, rodeado de la segurar y aceptación que requiere para afianzar su autoestima y seguridad.
  • Orientación al riesgo. Los comportamientos de los adolescentes están orientados a la búsqueda de riesgos y de límites, a fin de establecer por su propia experiencia qué puede hacerse y qué no, qué le reporta mejores o peores consecuencias. La necesidad del adolescente de sentirse especial puede llevarle a creer que es invulnerable y omnipotente, por lo que no sufrirá las consecuencias más probables de los riesgos a los que se expone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *