¿Qué es la dislexia y por qué surge?

Existen múltiples definiciones de lo que es la dislexia. Algunas de ellas son:

  • “Dificultad para la distinción y memorización de letras o grupos de letras, falta de orden y ritmo en la colocación, mala estructuración de las frases, etc., lo cual, se ha patente tanto en la lectura como en la escritura” (Fernández, Borja, 1993, p. 65).
  • “Dificultad que presentan determinados alumnos, a pesar de una instrucción convencional sin perturbaciones sensoriales, motrices ni emocionales aparentes y con una inteligencia normal o superior a la media, al inicio de su aprendizaje lectoescritor y/o del dominio consolidación de este aprendizaje” (Bautista Salido, 2010, p. 27).
  • “Se caracteriza por un deterioro de la capacidad para reconocer palabras, lectura lenta e insegura y escasa comprensión. Ello no es debido a factores como la baja inteligencia o a deficiencias sensoriales significativas. Con frecuencia, viene acompañada de otras alteraciones en la expresión escrita, el cálculo o algún otro tipo de trastornos en la comunicación”.

A partir de estas definiciones podemos concluir que la dislexia es un problema en el proceso de descodificación, que se manifiesta en una lectura insegura y lenta, una dificultad en el reconocimiento de las palabras y escasa comprensión; sin que exista ninguna causa intelectual, emocional o cultural aparente y que suele venir acompañada de otras dificultades como, por ejemplo, en el cálculo o en la lengua escrita, repercutiendo así en el aprendizaje de otras áreas.

Tras conocer qué es la dislexia, podemos conocer en qué áreas pueden surgir más dificultades:

  • Mala lateralización: trastornos lingüísticos, perceptivos y visoespaciales, los cuales, son consecuencia de una mala lateralidad. Surge en alumnos sin predominio lateral definido.
  • Alteraciones en la psicomotricidad: característica frecuente por inmadurez psicomotriz, donde se aprecia falta de equilibrio y ritmo.
  • Conocimiento deficiente en el esquema corporal: falta de conocimiento sobre los puntos de referencia espacial que le ayudan en su orientación.
  • Desorientación espacio-temporal: ayuda a situar los objetos en relación a nuestro propio cuerpo. La dificultad del niño en esta orientación, también se reflejará en este ámbito.
  • Trastornos de la percepción: debido a los desórdenes en la percepción auditiva y visual, a persona disléxica suele confundir sonidos y palabras fonéticamente iguales.

BIBLIOGRAFÍA

Egido, B. (2014). “Las dificultades de la lectoescritura: dislexia y disgrafía. Pautas de intervención y estudio de un caso en Educación Primaria” (trabajo de fin de grado). Universidad de Valladolid: Valladolid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *